Abr

02

Aconcagua: Fue una buena decisión?


El pasado Diciembre del 2011 tuve el gusto de guiar un grupo de 6 pasajeros al Aconcagua, en esta expedición también me acompañaron dos colegas de trabajo: Joshua Jarrin y Tino Villanueva. El Aconcagua ha ganado mucha fama en el montañismo en los últimos años, ya que después de los Himalayas es una de las montañas más altas del mundo, por ende la más alta de América. Pero no solo por su altura es que se le conoce a nivel mundial, el Aconcagua ofrece gran variedad de rutas, desde la ruta normal que es considerada “fácil” hasta su imponente cara sur con casi 3 mil metros de desnivel y que es considerada “extremadamente difícil”.

A pesar de que esta fue mi quinta expedición al Aconcagua, esta también fue la primera vez que subí por la ruta normal, en otras ocasiones he subido por la ruta de los Guanacos (que se cerró al público desde el 2006) y la ruta que ahora se conoce como Falso Polacos.

Como Guía de Montaña estoy expuesto a una constante toma de decisiones: Quien en el grupo podrá escalar, según  las condiciones de la montaña se puede seguir ó se debe regresar, la  hora en que se regresa, y cosas así, pero a veces una mala toma de decisión puede causar muchos estragos, no solo accidentes si no también frustraciones en el grupo. A los guías no nos pagan por coronar una montaña, nuestro trabajo es cuidar a nuestros clientes y ofrecerles una buena experiencia y si se logra llegar a la cumbre es un “extra”. En esta última expedición logre coronar el Aconcagua con 2 clientes (Ram y Geoff) después de 11 horas (Joshua subió con 1 y Tino con 2), mi limite siempre han máximo 9 horas hasta la cumbre. 

El día de cumbre nos levantamos a las 3am y después de prepararnos y comer algo salimos una hora y media más tarde. A la una de la tarde recién habíamos llegado a la canaleta, desde aquí toma más ó menos una hora y media a la cumbre  pero yo sabía que a ese ritmo de los clientes con los que yo estaba nos íbamos a demorar siquiera unas tres horas, ellos ya estaban muy cansados pero aparte de que ya habían pasado casi 9 horas desde que empezamos a subir, no tenía una buena razón para regresar, el clima estaba muy bueno, frío pero sin viento y despejado, el pronóstico climático indicaba que se iba a mantener estable hasta el día siguiente, ese día también subieron tal vez unas 30 personas más. Mis clientes me pidieron que si yo creía que podían llegar a la cumbre y era seguro que por favor lo hagamos! En este caso yo estaba seguro que ellos nunca iban a regresar y que esta era su única oportunidad y por esta y las buenas circunstancias decidí continuar.

Cumbre del Aconcagua con Geoff (izq) yo y Ram (dr). Atras la imponente cara sur.

En efecto nos demoramos más de 3 horas a la cumbre, la última hora parábamos cada 10 pasos ó tal vez menos. Muchas veces me arrepentí de no haber regresado desde la canaleta pero al mismo tiempo la cumbre se veía más y más cerca. Al llegar a la cumbre los dos clientes cayeron en el piso… yo solo pensé “ojala que tengan un poco de energía para la bajada.” Después de tomarnos fotos y celebrar la victoria de la cumbre empezamos nuestro descenso. 

La bajada fue larga, más de 4 horas hasta el campamento Cólera donde nos esperaba nuestro grupo. Todo el descenso tuve que mantener la cuerda bien tensa por que tanto Geoff con Ram se tropezaron muchas veces. Sin duda gracias a que los días son más largos en esta época del año logramos llegar con luz al campamento.

Soy cociente de que tome un riesgo extra en esta ocasión, las circunstancias estuvieron a nuestro favor, pero podrían haber cambiado muy rápido, a esa altura y con temperaturas  tan frías todo empeora en segundos. Pero al mismo tiempo aprendí mucho viví una nueva experiencia y más que nada ayude a que Geoff y Ram cumplan una gran meta en su vida!

por Sebastián Carrasco

About Sebastián Carrasco

Quito, Ecuador. Conocido como El Zuko, empezó a escalar montañas en el Ecuador desde sus 12 años, lo cual paso de ser un hobbie a un estilo de vida y actualmente su profesión, es Guía de Alta Montaña (UIAGM) a tiempo completo. Su profesión y su pasión por las montañas y la escalada en roca lo han llevado a recorrer muchos países en busca de enseñanzas, aventuras y amistades.
 

Deja un comentario