Ago

30

Mas que cumbres.


El 28 de Julio después de 16 largas horas de manejo por interminables rectas y paisajes desérticos llegamos por fin a Yosemite Valley desde Colorado. Fue en enero que recibí un mensaje de mi amigo, pana, cumpa, yunta, partner Feli Proano proponiendome escalar juntos algunas paredes en ese valle. Para entonces ya habían sido 7 meses que tenia esta famosa mecca de la escalada dándome vueltas en la cabeza.

image

Yo había estado en Yosemite Valley algunos anos antes de empezar a escalar y tenia el recuerdo de sus paredes como grandes, pero probablemente en ese entonces preste mas atención al paisaje en general y no necesariamente a las verticales moles de granito que esculpen este famoso valle.   Pero esta ves era distinto, esta ves veía las paredes con ojos de escalador. Una de las primeras paredes que se ven cuando entras al valle, es el gran Capitán. Todo lo que había oído de esa pared no era exageración, es una masa gigantesca de granito vertical. Nada construido por el hombre se acerca en tamaño a esta roca, ni los rascacielos de Dubai.  Imponente, intimidante, dominante son algunos de los adjetivos que se me vienen a la mente. Mi reacción al verle fue un poco mas conservadora y me quede en silencio, el Feli en cambio se cogió la cabeza y dijo en alto lo que seguramente todos lo que  quieren escalar en Capitán sienten y piensan. Abrumados pero inspirados por el tamaño de las paredes sabíamos que Yosemite nos iba a dar lo que fuimos a buscar, nuestros limites. 

image

Estuvimos mas de 20 dias escalando los inmensos sistemas de fisuras de este hermoso lugar.  Logramos varias cumbres entre esas la del Capitan y Half Dome, pero poca importancia tienen esas cumbres en el recuento del proceso. Me senté a escribir un reporte sobre la escalada en las grandes paredes de Yosemite, y me di cuenta que para mi hay mucho mas en escalar una pared que simplemente resumir la dificultad de un montón de largos en granito. 

image

image

image

imageimage

image

Son los días incluso meses de preparación, en los que el miedo y las dudas te visitan constantemente. Las largas aproximaciones a la pared en la que muchas veces vas solo con tus pensamientos. Es dormir bajo las estrellas con cientos de metros de aire bajo tus pies. Son las madrugadas y los atardeceres, el cansancio físico y mental de escalar 20 horas seguidas, las ampollas, la falta de agua y comida, es seguir cuando todo tu cuerpo te grita que pares, es cargar un haulbag de 70 lbs en la espalda, son los bivoucs, son los descensos con luna llena….

image

image

image

image

image

image

image

Lo lindo y enriquecedor de esta aventura no fueron las cumbres, fue el proceso. Es en la simplicidad de la vida en la vertical que uno realmente crece como persona y como escalador, en ese orden. Cuando todo tiene que ser reducido y simplificado, cuando el tomar agua y el comer un pan es un lujo, cuando te emocionas por encontrar una superficie horizontal en un mundo vertical para pasar la noche, cuando el tener un ipod para romper el monótono ruido del viento parece un lujo impensable, cuando no tienes mas que lo que llebas puesto porque no te hace falta mas, donde todo lo extra es eso mismo extra, donde tener un amigo para compartir tus miedos y alegrías vale un mundo, es ahí que yo le encuentro el valor en escalar las paredes de Yosemite. 
No rompimos records ni de velocidad ni de dificultad, no abrimos vías nuevas ni le dimos en libre al great roof, pero si superamos miedos y perseguimos una ilusión. El escalar una pared no significa nada, el querer escalarla todo. 

image

image
Agradezco al Feli por compartir tanta buena energía, por dejarme ser parte de su aventura e inspirar con su amor a la escalada. A mis taitas y hermanas por ser lo que son, por su apoyo incondicional, por tratar de entenderme, por escalar cada metro de mi vida conmigo. A Melissa por las sonrisas las fotos y la ayuda con la logistica en el Capitan. A los panas que siempre están. Y a mi auspiciante Tatoo Adventure Gear por el equipo, el constante apoyo y por compartir nuestra pasion.  

image

Por Santiago Espinosa, Embajador Tatoo. 

About Santiago Espinosa

Fue campeón nacional de tenis a los 18 anos, jugó tenis semi profesionalmente. Escalador, montanista, fotografo, jinete, guia, instructor, ex tenista?, aficionado al campo, adicto a los viajes, y surfista wanna-be.
 

Deja un comentario