Jun

14

Para ir con niños: circuitos de trekking en la Región Metropolitana


Aunque las ciudades están en expansión, aún quedan muchos lugares para disfrutar la vida al aire libre. ¡Y qué mejor que involucrar a los más pequeños en esto! Salir a recorrer con ellos parques y senderos no sólo ofrecerá un entretenimiento sano, sin la mediación de pantallas o la música de fondo de un mall. También será ésta una oportunidad educativa: para aprender acerca del paisaje que nos rodea, nuestro lugar en el cosmos y, por último, para fortalecer el núcleo familiar.


 

TREKKING CON NIÑOS

En esos momentos en los que nos hallamos solos con nuestros hijos, sobrinos, hermanos menores o alumnos, tenemos la oportunidad de ejercitar el compañerismo, la amistad y camaradería; se trata de un espacio para practicar virtudes como la prudencia y la tolerancia, la empatía y el cuidado por el otro… justamente aquellos valores que más necesitamos en nuestra ajetreada y frenética cotidianidad urbana. Por eso, no sólo son los niños quienes aprenden aquí. También nosotros, los adultos responsables, estamos invitados a un ejercicio muy particular: a poner en práctica un acto de humildad. A dejar atrás nuestras preocupaciones tan serias; a bajar a la altura de un niño entusiasta e inquieto y a adoptar su perspectiva; a aprender de sus ganas de vivir y de su fascinación curiosa por el mundo.

Por eso, el siguiente artículo propone una serie de circuitos para esos adultos responsables que quieran involucrar a los más pequeños en una vida más sana. ¡Sí, el trekking con niños es posible! Así estaremos sembrando un mejor futuro.

 


1.- PARQUE NATURAL AGUAS DE RAMÓN (Álvaro Casanova 2851, La Reina, Santiago)

Este parque con bosque esclerófilo y especies endémicas de fauna ofrece un circuito de 6,6 km (en total) llamado «Los Peumos». Es ideal para ir con niños mayores de 5 años (o en mochila porta-bebé en caso de ser menores). Si bien la primera parte es algo más empinada, ya que se sube una colina, el sendero transita luego por suaves lomas y pasa junto a un curso de agua que proviene de la cordillera. Es, por lo tanto, un trekking que se interna en una quebrada y ofrece lejanas vistas a la ciudad de Santiago. Para niños resulta muy entretenido, ya que el zumbido de un salto de agua refresca la sensación de aventura y luego se pasa por un puente colgante. La ruta de regreso transcurre por la ladera de al frente, por lo que no se vuelve repetitivo.

Durante el verano, el parque abre a las 8:00 y cierra a las 19 hrs. Durante el invierno, el parque cierra una hora antes. Tiene un costo de $ 3.000 p/p para mayores de 12 años y de $ 2.000 p/p para niños y tercera edad. Sólo se puede pagar con efectivo y los lunes el parque permanece cerrado.

 


2.- SANTUARIO DE LA NATURALEZA (Camino el Cajón al fondo, en El Arrayán)

Aquí no habrá señal de celular, pero sí múltiples lugares para hacer picnic y también para transitar por senderos que irán adaptándose al sinuoso recorrido del río. Bosques nativos brindan sombra y el rugido de las aguas heladas invitará a seguir internándose más y más por valles y quebradas. Será usted quien decida hasta dónde seguir, tomando siempre en cuenta también el estado y la voluntad del niño.

Con niños se sugiere ir por el camino que bordea el curso de agua, pues la posibilidad de «mojarse las patitas» es siempre un incentivo. Pero existen también otros senderos de baja dificultad (ideales para niños de 5 años en adelante) como el Tropero Quebrada El Maqui (1,6 km de ida), el que presenta un desnivel de poco más de 200 m y ofrece lindas vistas.

De septiembre a marzo, el parque abre de 9:00 a 18 hrs. De abril a agosto, de 9:00 a 17 hrs. Tiene un costo de $ 5.000 p/p para mayores de 12 años y de $ 4.000 p/p para niños entre 5 y 12 años. Sólo se puede pagar con efectivo.

 


3.- PARQUE NATURAL SAN CARLOS DE APOQUINDO (Estadio UC al fondo, en Las Condes)

Entre la gran red de senderos queremos destacar la ruta que conduce al cerro Morro las Papas (el que se aprecia por «encima» de la Clínica de la Universidad de los Andes). Es posible alcanzar la cumbre de 1.370 m luego de recorrer 3,2 km desde la entrada (350 m de desnivel; existen señalizaciones, pero no hay puntos de agua). La recompensa: una linda vista sobre Santiago hacia adelante y hacia atrás, la sierra de San Ramón.

Dado que se trata de un ascenso, es preferible ir con niños mayores de 6 años (y bebés en la mochila adecuada). Ojo, eso sí, con las bicicletas que bajan a toda velocidad por los senderos.

Durante el verano, el parque abre a las 8:00 y cierra a las 19 hrs. Durante el invierno, de 8:00 a 18 hrs. Tiene un costo de $ 3.000 p/p para mayores de 12 años y de $ 2.000 p/p para niños y tercera edad. Sólo se puede pagar con efectivo y los lunes el parque permanece cerrado.

 


4.- PARQUE NATURAL FARELLONES DE SANTA ELENA (Santa Elena 200, Colina)

Este es otro lugar protegido perteneciente a la red Parques Cordillera. Recomendamos aquí el sendero de 6 km que permite obtener vistas panorámicas, apreciar la flora y fauna y las imponentes rocas del Cerro Caletones. Dado el desnivel (270 m) y la intensidad de esta ruta, el mismo parque sugiere que los visitantes sean mayores de 10 años, aunque probablemente niños menores pero con experiencia en el cuerpo puedan lograrlo de lo más bien.

Las visitas a este parque deben ser coordinadas previamente (al menos 5 días hábiles) a los teléfonos 2-2750112 / 2-2750171. Adultos cancelan $ 3.000 p/p y niños hasta 12 años $2.000 p/p.

 


5.- VALLE DE LA ENGORDA (sector «El Cabrerío», Cajón del Maipo)

Al fondo del Cajón del Maipo, allí donde el camino se divide (una bifurcación que lleva o bien hacia las instalaciones de Alto Maipo o bien hacia las Termas de Colina), es posible estacionar el vehículo junto a unas casuchas y cercos pensados para cabras. Desde ahí se puede emprender un trekking de no más de 3 km al Valle de la Engorda, un hermoso paisaje de humedales frecuentado por los arrieros y sus animales (está, eso sí, mucho más seco que hace unos años). Desde aquí se obtendrán también imponentes vistas al volcán San José (5.856 m) al fondo.

Para llegar es necesario atravesar un sector de grandes rocas; el camino serpentea entre ellas. Niños de 5 años con el apoyo y la paciencia de sus padres debieran ser capaces de recorrer este sendero. Por esa misma ruta se puede llegar al Refugio Plantat y al Volcán Son José, aunque esas ya son palabras mayores.

Este trekking no está ubicado en un parque «oficial», por lo que no habrá registro de su ingreso ni salida. Por eso, se recomienda dar aviso al retén de Carabineros en San Gabriel. Considere llegar al auto antes de que oscurezca y calcule que se encontrará en una zona que puede presentar condiciones de alta montaña.

 


6.- VALLE LAS ARENAS (Cajón del Maipo, por el camino hacia el Glaciar Colgante El Morado, pasando junto a las instalaciones de Alto Maipo)

Al fondo del Cajón del Maipo, a más de 90 km de Santiago y por sobre los 2.500 msnm, se emplaza un hermoso valle atravesado por un río (el Arenas). Si se posee un auto 4×4 y se ha solicitado el debido permiso a los propietarios (vallelasarenas1@gmail.com), es posible llegar a este lugar, arrimarse junto a alguna gran roca y hacer un picnic a los pies del fabuloso cerro Arenas (4.450 m), además de lanzar piedras al río y dejar que explote la creatividad de los niños. Ojo con el hecho de que aquí ya puede haber condiciones de alta montaña, por lo que siempre es necesario chequear cómo estará el clima y el estado del camino.

 


NOTA:

Respecto a cada lugar aquí mencionado, es tarea del lector averiguar los requisitos y condiciones (horarios, tarifas, estado de la ruta y esto, de acuerdo a la estación del año, etc.).

  • Siempre revise el pronóstico del tiempo y privilegie partir de mañana, no por la tarde. Así no sólo podrá disfrutar del frescor de la mañana y de los colores más bonitos del día, sino que también, en caso de accidente, habrá todo un día para solucionar el percance. Deje siempre avisada su salida.
  • – Son los adultos quienes se hacen responsables de sus niños. Por lo tanto, será tarea suya velar por su integridad, por su abrigo y comida. No olvidar nunca el bloqueador solar y gorro (y guantes en caso de frío), ropa de recambio y los «incentivos» (como un picnic rico y adecuado para la edad; hidratación frecuente). No fuerce al niño si no quiere caminar más.
  • – El trekking resultará mejor si el adulto le va relatando al niño acerca de lo que aparece por delante: la historia del lugar, la descripción de flora y fauna, etc. Ello mantendrá firme el entusiasmo del niño y acrecentará su interés. Converse mucho con él.
  • – Aproveche el paseo para que se vuelva una instancia educativa: vaya creando conciencia sobre el cuidado del medio ambiente. Por eso, usted debe ser un ejemplo. No dejar rastro no es una opción, sino un deber.

 

About Francisca Sofía Hernandez Busse

Doctora en Filosofía por la Pontificia Universidad Católica de Chile, deportista desde joven y montañista del Club Alemán Andino (DAV), correctora de estilo de las Revistas Endémico y Escalando, casada y madre de familia.