Sep

13

Quién dijo, quiero hacer surf?


Muchos de nosotros, amigos, no podemos vivir sin esa dosis de adrenalina que nos brindan los deportes de aventura. Gracias a la naturaleza, en cualquier lugar del mundo encontramos un spot que nos permite practicar una pasión outdoors.

Puerto Viejo sacando olitas! Foto: Gianpaolo Scotto

Bueno, yo les quiero contar mi experiencia con el surf, y quien se anime a intentar llame no más ;).

En el 2009 trabajaba en Tatoo Cumbayá, pero un día decidí salir de Ecuador y me aventuré por las tierras sureñas por 6 meses. Mientras viajaba tuve la oportunidad de trabajar en Tatoo Perú y Tatoo Chile. 5 semanas trabajando en Lima, Perú me motivaron a quedarme y comenzar el reto de administrar la operación de Tatoo Perú.

Para ese entonces no surfeaba, me dediqué a hacer spinning (no me motivaba mucho que digamos, lo hacía para correr la vuelta al Coto 2010), trotar por el malecón, hacía yoga.

En verdad no encontraba ESO que me moviera el piso, hasta que un día, Omar, un súper surfista de Lima, en ese entonces mi boyfrend, me llevó a surfear en longboard; obviamente no pude ni pararme en la tabla! Como buena serrana, apenas podía correr pechito  jaja! Pero me enamoré del mar, y pensé que sería bueno tomar unas clasesitas para aprender, entonces fui a la escuela OLAS PERU del Roberto Meza “El muelas”..!

Un buen sunset. Foto: Daniela Endara

Así todos los martes y jueves de 6am a 8am practicaba, hasta que me compré mi tabla y comencé a bajar 5, 6 veces a la semana!! Me volví medio adicta, comencé a hacerme pana de todo quien quisiera surfear, me compré mi wetsuit, aprendí a perderle miedo al mar y a conectarme con esa nueva sensación que te brinda el mar.

Como en la gran mayoría de deportes, los mejores amigos se hacen en las canchas, en este caso: en el agua :).

A mis amigos y a mí nos encanta irnos al sur en donde encontramos los mejores points no nos toma tanto tiempo, tan solo entre 30 y 50 minutos. Los fines de semana que el mar se pone buenazo, nos escapamos al norte chico a correr Bermejo o Atahuampa!

Me encanta lo que este deporte me hace sentir, es que en verdad estás compenetrado directamente con la naturaleza; apenas veo las olas me muero por entrar, remar hasta el point, agarrar la ola, pararme y fluir! El drop (pararte en la parte más alta de la ola y caer) me parece lo más complicado, pero ahí está el training!! Ahora quiero comenzar a hacer mis primeras maniobras, en la mira: el roller!

Ahora entreno en una academia de surf, SURFLAB de Coco Fernández, uno de los mejores riders de Perú ( es un locazo, se manda en olas de 4,5 metros con piedras iiii) que consiste en 3, 4 clases de surf a la semana, 2 clases de Yoga, 2 de core training y skate. Todas las sesiones de surf son filmadas, entonces días después Coco nos da el feedback y nos mejora el estilo, la fluidez, etc! Es un éxito. Llevo 3 meses ahí y he mejorado más que en mis 2 años corriendo sola!

Con Coco entré por primera vez a la Herradura, una ola bien bien power! Próximamente un video con las olas y los patos (caídas)! Jeje.

La Herradura. Foto: Victoria Flores

Pienso quedarme en Lima trabajando en Tatoo, practicando mi surf, viajando al norte del Perú donde hay unas olas increíbles y seguir viajando por el mundo en busca de más aventuras. Este estilo de vida sí que es bueno 😉

Bueno, panas o patas, qué chévere compartirles esta linda experiencia. Ojalá muchos se motiven a escribir la suya!

Por favor, si les provoca revolcarse en el mar, sentir la sensación de correr una ola, sumergirse en el mar junto a los delfines que a veces aparecen por ahí, no duden en visitarme en Lima 😉

Puede preguntarle a la Dani Endara, al Chevy Crespo, al Pedrito Tobar y al Pico cómo fue la primera experiencia 😉 Ellos ya se animaron!!

Con Sev, buena amiga surfer!

Un abrazote!
Dani Costa Tobar.

About Daniela Costa

Marketing Tatoo Adventure Gear.

Tags : | | |
 

Deja un comentario