Mar

06

Volcán Villarrica II


He vuelto a mi casa con tranquilidad, al igual que los otros 36 guías de montaña que hasta el día de hoy colaboraron en la búsqueda del infortunado.

Tranquilidad pero mucha pena y el alma destrozada, ya que la persona que buscamos, la encontramos sin vida. Quizá si el tiempo hubiese sido un poco mejor, quizá si hubiésemos 

tenido solo un poco mas de visibilidad podríamos haber logrado encontrarlo vivo, pero la realidad es otra y hay que aceptarla. estoy agradecido que de una manera u otra pudimos bajarlo y su familia podrá enterrarlo y el descansara finalmente en paz con un digno funeral.

Esta terrible historia que comenzó un jueves negro, terminó ayer cuando un guía de montaña logro divisarlo en el interior de una grieta. Entre todos realizamos las maniobras de rescate para sacarlo dentro de una lúgubre grieta en la 

que se encontraba. No me canso de decirlo, pero es muy lindo ver el esfuerzo mancomunado de todos para lograr que este accionar se pudiera realizar, de cualquier otro modo la historia seria diferente ya que la ventanilla de buen tiempo al atardecer, se cerro definitivamente hasta varios días mas.

Cuerpo de Guías de Pucón, GOPE, CONAF, CUERPO DE SOCORRO ANDINO, ONEMI, y muchas personas más en el anonimato, hicieron que esto fuera posible.

Cuando llegamos a la cafetería del volcán ubicada en su ladera norte a 1410m nos encontramos con una destrozada familia, quien con la ayuda de un traductor nos relato como su hijo deseo hace mas de un año, hacer cumbre en el volcán Villarrica.

este era su segundo intento, es más, había cambiado su pasaje de avión para quedarse un día mas y ascender hasta la cumbre.

Estoy al este de la “zona cero” en el volcán Villarrica, con mi patrulla numero 4 “grietas”, en la cota 2400m dirección hacia el glaciar “Pichillancahue”, de guata, sobre el labio inferior de la grieta mirando hacia el fondo de ella, husmeando al igual que el resto de la cordada. para ver mejor me saco mi mochila agarro fuertemente mi piolet y me atrevo a ir un poco mas adelante, no veo nada, comienzo a pensar que la búsqueda será en vano, que no lo vamos a encontrar; estoy recordando la búsqueda del día anterior cuando la otra cordada de búsqueda encontró su cámara, se me viene a la cabeza una hora atrás cuando sumergido unos 20m en otra grieta mas al norte y sentí una fuerza tan grande que pensé que lo encontrábamos, desescalando en travesía, la grieta se abría aun mas y vi algo, era un piolet modelo “nevé” de la fabrica “camp”, un piolet no muy viejo, pensé que podría estar allí, tome la radio y pregunte que marca eran los piolet de la agencia a la que pertenecía el cliente en búsqueda, pero me dijeron que el piolet lo había perdido al momento de la caída, así que deseche la idea. Súbitamente un ruido de transmisión en la radio me hizo volver de estos pensamientos inmediatamente, escucho mas concentrado ahora “todas las patrullas dirigirse a cota 2300, sector antenas… CONTACTO!”… unos segundos pasan y el mensaje esta sonando denuedo, como una grabación, idéntico al anterior… unos segundos mas y escucho “cese de transmisiones” pedí un RPT (repetición del mensaje), no obtengo respuesta, no importa, ya lo sé, ya está, lo encontraron. Contacto era el código que usaríamos, ya que sabíamos que éramos escaneados por la prensa y otras entidades abajo, por lo cual las transmisiones de radio eran bastante restringidas y el uso del código Q y código “fonético” eran imperativas. que pasa? me pregunta Pablo, como queriendo adivinar lo que el también sabe, “nos vamos, guardar el material al tiro desarmemos el anclaje!”. Estacas cintas cordines y mosquetones, ya que estábamos prontos por bajar a la grieta para descartar definitivamente la grieta, escucho otro QTC por la radio (QTC = mensaje), “patrulla 4 grietas, al lugar de contacto”, mi patrulla es constituida de jóvenes fuertes ansiosos ávidos de experiencia en anclajes y hielo así que con toda esta energía llegamos inmediatamente al la zona CONTACTO.

de todos lados vienen mis colegas guías, me aproximo a la grieta, todos miran hacia dentro, quiero evitarlo, no quiero mirar ya que se lo que hay dentro… ironías de la vida, de una manera u otra, seré yo quien entre.

comienzo a armar el primer anclaje, uso tres estacas que las uniré con EQUALETTE, mi cordada raudamente y sin dudar hace un segundo anclaje de BACK-UP próximo al mío. redundancia! es lo que quiero en este momento. levanto mi mirada y veo aproximarse a la patrulla CAMILLA, que motivante es ver que todos, trabajan al unísono, que apoyado me encuentro.

Bueno, debo bajar, reviso mi descensor, mi autoseguro una vez mas, todo el sistema en orden, comienzo a bajar. esta grieta transversal helo mis huesos, es angosta y profunda, tiene extra plomo por todos lados, su suelo es irregular y traicionero… ahí está, ahí esta el cuerpo sin vida de Felipe.

Que descanso cuando vimos alejarse al helicóptero con el cuerpo, recuerdo que quería gritar de euforia, pero no era la ocasión, res el momento de estar tranquilo y así fue.

El fin de la historia se cerraría completamente cuando los padres de Felipe habían viajado a primera hora, nos agradecieron por el trabajo realizado para ayudar a encontrarlo. un momento tan duro que mis colegas mas fuertes lloran, los carabineros, la conaf, el cuerpo de socorro, por supuesto yo, todos lloramos. fuertes hombres, nos quebramos.

por Gonzalo Vilches

Equipo Usado:

Manx Pants, marca Hannah

crampones Serac, marca Black Diamond

buff, marca Buff

Generator alpine jacket, marca Rab

Baltoro guide pro (fleece), Marca Rab

About Gonzalo Vilches

Pucón, Chile. Gracias a su abuelo comenzó a salir al cerro y a realizar sus primeras ascensiones a partir del año 1992 y desde hace 10 años se desempeña como Guía de Montaña. En sus propias palabras: nunca pude hacer que otra actividad me gustara tanto como esto: escalar, esquiar y subir montañas son disciplinas muy hermosas y creo que poder combinarlas es una suerte.
Más información sobre Gonzalo Vilches.

 

Deja un comentario